Concierto Extraordinario Bicentenario del Estreno de la 9ª de Beethoven, con su estreno mundial en castellano

Más de cuatrocientos intérpretes darán vida a la genial obra del ‘sordo de Bonn’, en una colosal versión, por primera vez en castellano. El estreno sinfónico de las Cuatro Canciones Españolas, escritas por el propio Beethoven en español, completará un programa único e irrepetible.

Ernesto Monsalve (director) * Rebeca Cardiel (soprano) * Beatriz Gimeno (alto) * Alain Damas (tenor) * Luis Santana (barítono) * Teresa Laiz (castañuelas) * Ballet "Bailarte" * Coro Filarmonía, Orfeón Complutense y Coros de Castilla y León * Joven Orquesta Sinfónica de Valladolid * Versión de Ernesto Monsalve y Carlos Aganzo. 

El 7 de mayo de 1824, Viena observó el estreno de la 9ª Sinfonía de Ludwig Van Beethoven. Hacía cinco años que el genial compositor alemán estaba completamente sordo, y la noticia de que estuviera escribiendo una obra de estas dimensiones sorprendió por insólita. Adicionalmente, la partitura resultaba ser un compendio de novedades y extravagancias, que la hacían aún más atractiva: su duración, por encima de los cánones tradicionales; la inclusión de un Scherzo, como segundo movimiento; o, sobre todo, ¡la adición de coro y solistas en el colofón!
 
El éxito, contra todo pronóstico, fue colosal. Y la obra, muy rápidamente, causó furor en toda Europa. Su texto, inspirado en la “Oda a la Alegría” de Friedrich Schiller, fue tomado como mucho más que un poema al uso: era toda una declaración de intenciones. Por ello, desde el principio, se consideró imprescindible que se llevaran a cabo adaptaciones líricas, con el objetivo de que el mensaje de la sinfonía calara en las distintas audiencias de cada país. La primera traducción, por supuesto, fue al italiano. La segunda, al inglés. En estas dos lenguas se transcribió e interpretó en Londres, en marzo de 1825. Pero, con los años, surgieron versiones en francés, ruso, chino o portugués, hasta que, en 1972, le fue encargado a Herbert von Karajan el arreglo para transformar la pieza original en un himno para el continente, surgiendo, entre los distintos estados, el debate de qué idioma elegir. Al no haber acuerdo, se decidió aprobarlo sin lengua oficial, terminando por convertirse legalmente en el Himno de la Unión Europea.
 
Respecto a España, la grandiosa Novena de Beethoven fue estrenada en Madrid, el 2 de abril de 1882, bajo la dirección de Mariano Vázquez. Casi seis décadas después de la première mundial y cantada, además, en italiano. Sin duda, un idioma más sencillo para un coro castellano que el alemán de cuatro consonantes en una misma corchea. La prensa destacó la dificultad del empeño y recalcó su exclusividad, pese a que los madrileños de entonces escucharon cantar “Giogia”, en lugar de “Froide” o “Alegría”. Miguel Ríos aparte, parece no constar en ningún registro o archivo que, posteriormente a aquella fecha y hasta este 2024, se realizara traducción alguna de la obra a la lengua de Cervantes, ni a este ni al otro lado del Atlántico, aunque sí se sepa que prontamente se cantó en alemán. Y es irónico si recordamos que a Beethoven le apodaban en Viena “el español”, que ha habido musicólogos que han asegurado que su abuela María Josefa era catalana, que su única ópera transcurre en España, que compuso una suerte de sinfonieta dedicada a la Batalla de Vitoria donde Napoleón salió trasquilado o que, en 1814, escribió entre otras de naciones diversas cuatro canciones españolas, catalogadas bajo el WoO. 158/1. La interpretación de estas últimas es infrecuente, porque no se hace en España o porque, en centroeuropa, cantar en castellano cuesta tanto como en 1882 costaba el alemán en Madrid. La partitura original, cuyo en castellano texto encaja muy por los pelos, fue encargada a Beethoven por un editor escocés, y está escrita para voz acompañada de violín, cello y piano. En este concierto, sin embargo, se llevará a cabo el estreno absoluto de una versión sinfónica acometida expresamente para la ocasión.
 
Sendas obras, por tanto, ofrecerán al público la oportunidad de escuchar, por primera vez, al ‘sordo de Bonn’ de forma especial… Sus canciones españolas en versión sinfónica, y su sinfonía más notable en versión española. Un homenaje a Luis de Beethoven, “el español”.